martes, 18 de abril de 2017

Viaje a Málaga de dos gafes

Sí, ya se que siempre digo que soy gafe y mi amiga "Lady" también por eso os voy a contar las cosas que nos llegan a pasar juntas.

Primer día de viaje:

Llegamos a Málaga finalizando la tarde, el chico de la casa nos había pasado mal la dirección por lo que estábamos dando vueltas, bueno vueltas, estábamos cuesta arriba, cuesta abajo. Por fin encontramos la urbanización. Todo perfecto,  parking privado, viene a darnos las llaves un hombre muy amable que nos explica un poco todo.
Donde se encuentra la piscina, el club de tenis, etc.. Ya que se nos había hecho tarde nos recomienda ir al restaurante del club de tenis a cenar.
Nos instalamos tranquilamente y bajamos a cenar. Ahora empieza lo bueno. Entramos y no hay ni un alma, a todo esto no eran más de las 21:00 horas y que sucede?  Que nos niegan la cena, si tal cual, que están recogiendo y ya no se puede cenar. En serio???? Lo único que nos puede ofrecer son unos pitufos de jamón.  Perfecto. Eso más que pitufo era una pulga que cosa más pequeña. El caso es que pedimos dos para cada una ya que el tamaño del bollito era tan diminuto. A regañadientes el hombre acepta a pesar de que tiene que hacer el pan. Esperamos un poco sin que ni siquiera nos sirvieran nada para tomar con la espera. Cogemos la cena y nos subimos al apartamento, total nos lo comemos allí tranquilamente. 
Cuál fue nuestra sorpresa?? Al abrir el envoltorio el pitufo era de jamón york, que digo jamón york, paleta de la mala!!! De verdad???? Pero como coño llaman aquí al jamón serrano???? Como se le ocurre comerse el "York"???? Se iba a quedar seco si la pronuncia!!!!
La cosa es que si el viaje empieza así, como puede acabar????

Segundo día:

Nos levantamos animadas, no vamos a dejar que unos pitufos nos jodan el viaje, obviamente, bajamos a Fuengirola a hacer unas compras y de paso vamos a ver un poco Mijas Pueblo que nos han dicho que es precioso y que hay un parking estupendo.
No os podéis imaginar la que liamos para encontrar el parking, venga montaña arriba, venga montaña arriba. Tanto subimos que ambas nos negamos a bajar a pie, que venga un autobús a por nosotras!!! 
Cuando volvimos a bajar encontramos el verdadero parking que estaba en nuestras narices pero nosotras nos habíamos ido a lo alto la montaña, guay!!! A todo esto estaba todo cerrado y decidimos irnos a casa a coger el bikini y playita.
Como se nos había hecho un pelin tarde decidimos ir a la piscina del apartamento. Buscamos donde nos dijo el hombre.
Cuando vimos la piscina madre mía, se nos iluminó la cara, con el calor que hacía y el agobio la íbamos a disfrutar y encima no había nadie, yujuuuu.
La piscina estaba verjada, y sí, cerrada, de verdad?????  Le preguntamos a una mujer que estaba en el balcón que cuando abrían y nos respondió que para mayo. Vamos no jodas que ya he hecho la digestión!!!!
Vaya chasco, cogimos las cosas y nos fuimos a Fuengirola a la playa, jajajaja eso sería fácil, verdad?  Pues no, no pudimos aparcar, ni un sitio, na de na. Vale, tranquilidad plan B, nos vamos a "Cabopino" cual es nuestra sorpresa al llegar ahí? Que tampoco había aparcamiento. Vamos ni día de playa ni na.
Por el camino había visto un sitio donde un amigo me llevó a tomar la mejor sangría de mi vida!! Pues vamos. Llegamos al sitio y nos paran unos aparcacoches ofreciéndose a aparcarnoslo.  Estupendo, bajamos del coche para entrar en el local y Lady me pregunta si sabía de ese servicio.  Pues no, la verdad. Tendrías que haber visto su cara, pánico total y me dice. Si me roban el coche me muero!! Somos gafes pero no tanto!!
El resto de día más o menos pasa con normalidad, hasta que llega la hora de ducharnos y cambiarnos para irnos por ahí.
Me meto en la ducha para repasarme la depilación y me quedo sin luz, salta el automático, Lady lo conecta y un minuto después vuelve a saltar y así hasta q nos duchamos las dos y nos maquillamos alumbrandonos con el móvil. Algo más nos puede pasar??
Si sois tan gafes como yo, jamás os hagáis esa pregunta porque sí aún pueden pasar más cosas.
Nos vamos a Fuengirola a picar algo antes de irnos de fiesta,  bueno esa era la idea, después de dar mil vueltas, intentar meter el coche en dos parkings llenos desistimos, nada que no hay manera.
Por la noche nos vamos a Papúa en Torremolinos, un local liberal la verdad que bastante guay. Ya hablaré en otro momento de esto.
Que creéis que me puede pasar a mi dentro de un local???? Mejor os lo cuento.
Lo primero siempre es inspeccionar un poco el tema, nos encontramos con dos chicos bastante guapos que habían ido como nosotras, pues ya sabemos a quien nos tenemos que ligar. El caso es que cada vez que nos cruzabamos habían muchas miraditas, pero nada que no nos entraban, hablando con una de las chicas que trabajaba allí nos dijo que teníamos que invitarles nosotras. Así que ella nos preparó el encontronazo, nos dijo que fuéramos al jacuzzi que estaba vacío y que nos los mandaba ella. Por ahora todo rodado. Sí, sólo faltaba esperar que aceptaran nuestra oferta. Y la aceptaron. No sabéis la calor que hacía ahí dentro. El caso es que los chicos vinieron y se metieron en el jacuzzi con nosotras.
Eran un poco tímidos, el de Lady se soltó rápido, pero el mío no. Costaba bastante mantener una pequeña conversación con él y encima decía que se encontraba un poco mal. Bueno, paso a paso, se acercaron a nosotras sentándose al lado y el chico fatal. Se puso blanco, nervioso, yo lo miraba sin saber que decir y le digo tranquilo que no pasa nada, estas bien?  Y me dice no, me estoy marenado. Si señores, le dio un bajón de tensión que se tuvo que ir.
En ese instante ya no sabía si reírme por lo cómico de la situación o llorar ya que esto no es normal.

Tercer día

Lo tenemos decido ese día nos íbamos a "Benalnatura" un sitio precioso por cierto.
Cuando íbamos a entrar a la playa un chico bastante buenorro nos dice:
-Vais a la nudista? 
Y nosotras afirmamos
-Yo soy el masajista por si os interesa.

Os podéis imaginar nuestras caras, no dábamos crédito, se está riendo de nosotras???
Pues no, es real, existe un masajista en esa playa. Tengo que reconocer que la idea me llamó la atención.

Ya por la noche fuimos a la zona donde va ma gente guapa de Málaga,  bueno yo soy super fan de los malagueños, pero justo ese día el ambiente no era el que se suponía. Estaba lleno de críos y la verdad que no nos quedamos mucho. Cuando salimos de allí, ponemos el GPS para volver a casa y se raya, haciéndonos meternos por una calle completamente vacía y para nuestra sorpresa había un coche de policía oculto. Nos empiezan a perseguir por las calles a 30 km/H mira si íbamos despacio que la policía se paraba para dejarnos seguir y así acelerar un poco y volvernos a alcanzar. Hasta que se cansaron y nos pararon. Al ver a dos chicas que se notaba que nos habíamos perdido nos dejaron continuar.

Bueno, en resumidas cuentas ese fue nuestro viaje. La parte gafe. La buena me la guardo para mi. 😉

lunes, 10 de abril de 2017

Un paseo para recordar.

Nace un nuevo día y el sol amenaza la tranquilidad de la noche, perturbando su silencio con el cantar de los pájaros. Mi cuerpo comienza a despertar embriagado por el delicioso aroma a café recién hecho. Abro los ojos con una sonrisa y descubro a mi lado de la cama el desayuno preparado, junto con una nota, la que cojo con la taza humeante. Bebo un sorbo perdiéndome en los deliciosos matices del café que me devuelve a la vida y leo:


¡Buenos días dormilona! Desayuna, vístete y reúnete conmigo en la cuadra.


Ummmmm necesito una ducha rápida, termino de bebérmelo de un trago, salto de la cama y me voy al baño. Voy a vestirme deprisa que no quiero hacerlo esperar…
Vaqueros cómodos, camiseta de tirantes azul marino, unas botas altas, tanguita negro y sujetador. – ¿Dónde está mi sujetador?- Rebusco entre mi ropa sin encontrarlo. – Bueno pues sin él, que más da.
Bajo para dirigirme a la cuadra un poco ansiosa, me siento como una adolescente en su primera cita, sabiendo que tú estabas allí esperándome. Cuando llego a la puerta, ahí estas preparando el caballo para dar un paseo.
Detengo mi camino durante un instante para poder observarte, tranquilo, descuidado, relajado, con un mechón de tu cabello cayendo descuidadamente por tu frente, ummm te ves tan sexy con esos vaqueros, el polo negro y tus botas.. Con semejantes vistas no puedo evitar esbozar una sonrisa.
Te giraste justo en ese preciso momento y me pillaste mirándote.
-Buenos días “bicho” dijiste haciéndome salir de mi ensoñamiento.
- Buenos días “niño”.
Cuando sonríes siento que se detiene el mundo, sólo existimos tu y yo, lo más maravilloso que puedo tener es ese precioso y sincero gesto, que me hace sentir dichosa.
Camino de nuevo dirigiéndome hacia ti, podía notar como mi corazón se acelera a cada paso que doy sintiéndote más y más cerca. Me detuve delante de ti, me puse de puntillas para darte un beso.
Me observaste de arriba abajo detenidamente y alzaste la vista para mirarme a los ojos, me pone muy nerviosa no saber que estas pensando, si me das o no el visto bueno y me intimidas con tu mirada tan penetrante que parece leer mi mente mientras me eclipsas.
-¡Estás lista?- me diste un pequeño azote en el culo
-Cuando gustes.
-Vamos.
Subiste al caballo, tendiéndome tu mano para ayudarme a subir.
- Yo soy muy torpe, voy a caerme- Te dije con un tono de vergüenza en mi voz.
- No lo permitiré, sube.

Una vez ambos estábamos a lomos del corcel tu situado en mi espalda, tomaste las riendas y salimos a disfrutar del día.
Como de costumbre tú parloteabas contándome todo lo que veíamos a nuestro alrededor, el aire acariciaba la fina hierba haciendo figuras onduladas que se perdían a nuestro paso. Me apasiona escucharte y disfrutar de tu voz, cada vez podía sentirte más cerca, notando el ritmo de tu respiración, como retumbaba la voz en tu pecho. Tu aliento en mi cuello me hacia estremecer, un escalofrió recorría todo mi cuerpo, llegando hasta lo más profundo.
Posaste una mano en mi pierna, creando en mí un impulso involuntario de intentar cerrarlas, aunque inútilmente. Acariciabas mi muslo ascendiendo lentamente, pasaste a mi cintura, el abdomen, despertando un cosquilleo en mi interior, seguiste tu camino erizándome toda la piel, se podían apreciar bajo la fina tela de la camiseta que mis pezones estaban respondiendo a tu dulce tacto. Tomaste uno con dos dedos ejerciendo una leve presión, provocándome un pequeño gemido, podía notar como sonreías en mi cuello al tiempo que me besabas y mordías. Estaba en tus manos y no podía ni quería evitarlo.
Soltaste las riendas y me las dejaste a mí, querías tus manos libres para acariciar mis pechos. Volví la vista a ti para besar tus carnosos labios, forjándonos en un dulce, apasionado e intenso beso, transmitiéndote el deseo que siento por ti. De vez en cuando sale algún gemido de mi garganta mientras nuestras lenguas juegan, descubriéndose, saboreándose, con ansias de querer más el uno del otro.
Una de tus manos comienzan a bajar desabrochándome el pantalón e introduciéndose bajo mi ropa interior, tus dedos acarician mis labios, jugando hábilmente con mi clítoris, descubriendo lo excitada que estoy.
Esas caricias consiguen agitarme, me recuesto un poco hacia atrás para dejarte mejor acceso y así te introduces dentro de mi provocándome una ola de calor, apoyo mi cabeza en tu hombro, mis gemido son cada vez mas constantes.
Joder, si eso haces con tus dedos, ¿qué harás con tu polla?
Tu ritmo cada vez es más constante, más rápido, estimulando mi punto G y con tu pulgar me acaricias el clítoris.
Noto pegado a mí como tu miembro va tomando vida, uffff como me pone sentirla así, estoy a punto de correrme y lo sabes, incrementas los movimientos, ejerciendo mayor presión en la parte anterior de mi vagina. Mi clítoris palpita, mi respiración se acelera no puedo mas y termino en un orgasmo maravilloso con un grito ahogado. Comienzas a disminuir el ritmo, hasta sacar tu mano empapada de mí.
Me giro a mirarte y estas con esa sonrisa de superioridad que tanto me enciende, cojo tu erección diciéndote:
-Quiero comértela.
-Cuando lleguemos es toda tuya.
Sonrío de satisfacción, quiero darte un poco de lo que tú me acabas de dar.
El paisaje que nos rodea es precioso, creo que nunca he estado rodeada de tanta belleza verde.
Es una cálida mañana de primavera, el sol nos calienta y broncea, una suave brisa despeina nuestros cabellos, viento del que somos cómplices cortándolo cabalgando a caballo, te has propuesto aumentar la velocidad y el animal obedece tus órdenes.

Cuando menos lo esperaba llegamos a una playa desierta, cubierta por una fina arena de coral blanca que resplandecía con los rayos del sol, entrelazándose con las aguas del mar que suavemente deslizaba sus aguas acariciándola.
La inmensidad del mar se pierde en el horizonte fundiéndose en tonalidades azules que reviven el color del paisaje, creando una atmósfera paradisíaca.
Paraste el caballo, bajaste y me ayudaste a mí para que no cayera, cogiéndome de la cintura.
-Guau!! esto es perfecto, pero sabes que no traigo traje de baño.
-Te aseguro que no lo necesitas. Dijiste guiñándome un ojo.
Me acerque más a ti para besarte y susurrarte en el oído – Ya hemos llegado, ahora es mi turno.
Deslicé mis manos por debajo de tu polo, acariciando tu suave piel, me encanta que estés recién depilado. Fui subiendo lentamente, me apetecía disfrutar cada milímetro de ti, alzando cada vez más la prenda hasta deshacerme de ella, dejando al descubierto tu suave piel y ese maravilloso torso desnudo.
De tu boca pasé a besar tu cuello embriagarme de tu aroma en cada mordida, jugueteando con el lóbulo de tu oreja. Mi boca recorre tu cuerpo, besando, lamiendo y mordiendo lo que había a  mi paso. Te quito las botas de montar, desabrocho tus pantalones y revolotean mis dedos por la cinturilla rozando tu piel, te despojo de ellos despacio, observo tus bóxer negros ajustados marcando la longitud de tu miembro. “Que bien me lo voy a pasar” pienso esbozando una sonrisa picarona en mi cara. A la vez que deslizo tus pantalones rozo con mis labios tu erección, una vez quitados la acaricio con la punta de mis dedos rozándote suavemente con las uñas.
Me deshago de tus gallumbos dejándote “libre”
-Joder, que pedazo de polla…
Como me enciende esa risa de “cabronazo” que acabas de hacer. Tomo tu polla entre mis manos, firmemente, acariciando toda la superficie, paso mi lengua desde la base hasta la punta del glande despacio, notando todas tus venas marcadas, poso los labios sobre el frenillo, besándolo, succionando, lamiendo, jugando contigo, con tu glande hasta que empiezo a metérmela en la boca al tiempo que te pajeo con la mano, cada vez esta mas mojada, lástima que no me quepa entera, puedes notar mi garganta con ella mientras la deslizo dentro y fuera, presionando con los labios que cubren los dientes.
Hay instantes en el que me falta el aire e incluso me atraganto. Desde mi posición de rodillas observo tu cara de placer… acaricias mi pelo, apartando algún mechón rebelde que se interpone en mi camino. Paro de golpe sacándola entera aunque aun se pueden observar unos hilillos de babas que nos unen, te la restriego y vuelvo a lamértela entera, devorándotela y excitándome mucho.
Un sonido hace eco en mis oídos, parece un gruñido salido de tu garganta, no quiero parar, pero me apartas y haces que me levante.
Me quitas la camiseta sin más dilación, yo me despojo de las botas. Presionas mis tetas, sobándomelas, pellizcándome los pezones que se ponen duros preparándose para ser lamidos por tu lengua. Tus labios succionando delicadamente alternando con pequeños mordisquitos, con cada uno sacas un gemido mío, mientras me retuerzo del gozo.
No puedo evitar morderme el labio, me quitas los pantalones mientras besas mi abdomen y me retiras el tanguita. Extiendes una toalla enorme en la arena y me pides que me tumbe.
Tus manos comienzan a acariciar mis piernas desde los tobillos, despacio, por la cara interna de mis muslos, abriéndome, hasta llegar a mi sexo mojado, sonríes al ver tu efecto en mí. Con tus dedos separas mis labios para disponerte a lamer, morder, a probarme, atrapando mi clítoris entre tus dientes, haciendo que enloquezca. Respiro entre gemidos de placer, me apasiona lo que tu boca puede hacer conmigo, vas a hacer que me corra otra vez, tus dedos pellizcan mis pezones al tiempo que pasas a morderlos en el preciso instante que me penetras con fuerza, llenándome, sintiéndote, haciéndome gritar de placer. No puedo aguantar más y tú tampoco, exploto en un orgasmo intenso, mi espalda se curva y mi vagina te atrapa entre contracciones haciendo que tú también te corras.

Nuestra respiración es entrecortada, siento que aun estas dentro de mí… que quieres mas… sigues con tus movimientos que me torturan y comienzas a encender mis ganas de nuevo. Cambiamos de postura, estas desatado, estamos como en un estado en el que sientes que no puedes saciarte de la otra persona, hagas lo que hagas.

Me pongo a cuatro patas como me has pedido, me coges del pelo con fuerza, tirando hacia atrás, mientras muerdes mi cuello y tu otra mano dirige tu polla entre mis piernas, sin contemplaciones, con rudeza, susurrándome al oído lo zorra que soy. Con tu considerable tamaño siento como si me fueras a partir, abriéndote paso en mi interior, me follas duro, haciendo que te desee, que no pares nunca, creándome una necesidad de ti que me martiriza. Cada vez esta más salvaje, dándome un placer muy intenso cada vez que tu miembro me roza en ese punto que tanto me enloquece.
Por favor cabronazo, no pares…
Quiero más de ti, lo quiero todo, vuelves a morderme con más fuerza, provocándome un dolor placentero, que me hace vociferar de gusto, mi cuerpo te indica que estoy cerca, sales de mi haciendo que me ponga furiosa.
¿Qué haces? – te digo en tono serio.
Súbete. Me dices mientras te tiendes en la toalla.
Me gusta, llega mi momento de “cabalgar”. Me posiciono encima de ti, cojo tu polla para introducírmela, estás empapado de mí, de nosotros.
Comienzo a montarte despacio y voy incrementando el ritmo, cuando me doy cuenta estoy prácticamente inmovilizada por tus manos que me agarran los glúteos y siendo tu el que me embiste. Adoro que seas tan dominante incluso cuando parece que soy yo la que lleva la situación en las manos. Ya no lo soporto mas, termino en la mas increíble sensación que haya tenido, mi vientre no puede parar de convulsionar, mi vagina se contrae involuntariamente y el clítoris me palpita de satisfacción, me cuesta recuperarme un poco y cuando lo hago me encargo de ti.
Acunando tú polla entre mis tetas, al tiempo que chupo el capullo según va ascendiendo entre ellas. Estas a punto, te dejas llevar en un arrebatador orgasmo, están tas sexy cuando te corres, que morbazo, salpicas todo mi pecho.
Subo hasta tu boca dándote un beso sincero con el que quiero expresarte el agradecimiento por todo lo que me has hecho sentir.

Nuestros cuerpos están sudorosos, te incito para que vayamos a refrescarnos al agua.
Comenzamos a correr para ver quien llega antes, echándonos agua el uno al otro, hasta que me atrapas y me zambulles. Me siento libre, relajada y despreocupada, con la sensación de no necesitar nada mas, sintiéndome afortunada por tenerte en este instante junto a mí.
El agua cada vez nos cubre más, hasta el punto que ya no toco el suelo, me coges de la cintura y me sostienes a flotes. Pongo mis piernas alrededor de tus caderas.
Seguimos con nuestros juegos, nuestras risas que alternamos con tiernos besos, dulces, caricias y alguna que otra mordida. Poco a poco vuelve a embriagarnos la lujuria, nuestros sexos se rozan, haciendo que crezca el tuyo, al tiempo que me froto contra él, moviendo las caderas sin apenas darme cuenta.
Nos amamos en silencio disfrutándonos, del tacto de tus grandes manos recorriéndome, que aviva ese entusiasmo por ti, roces de cuerpo perdidos en el mar del frenesí que se anhelan. Caricias de mis pezones en tu pecho. El agua nos baña y las olas traviesas nos empujan compartiendo su vaivén mientras dulcemente te introduces en mi interior, tan delicadamente que me estremezco. El romanticismo del paisaje nos ha abordado y nos ha hecho participes de él. Lo que minutos antes en la arena era pura lujuria se había convertido en caricias sensuales y tiernas que encogían mi corazón, sellando cada herida abierta que quedaba en él. Este orgasmo dejo una huella imborrable de sentimientos, como la misma persona podía ser el conjunto tan perfecto, el impetuoso caballero, el dulce romanticón, el magnífico amante y como no el perfecto “cabron”. Adaptándose a todas las necesidades, haciéndome creer que yo puedo tener eso.
Mirando tus ojos por fin puedo decir que hoy he sido feliz.
Salimos del agua y nos tumbamos juntos en la toalla acurrucada encima de ti, escuchando el latido de tu corazón, tú acariciabas mi pelo y mi espalda, el sol nos secaba mientras mi cuerpo extasiado por tanto placer como me habías dado iba sucumbiendo al reino de los sueños.
De repente algo sucede, me siento inquieta intento aferrarme a esa deliciosa realidad de la que soy víctima, hasta que mi mente despierta de un magnifico ensoñamiento en el que por un instante fui feliz, presa de un maravilloso sueño contigo.
Siento una sensación de vacío que se apodera de mi, nada fue cierto… desgraciadamente sólo tendré
   
        “un paseo para recordar”.

sábado, 8 de abril de 2017

Salir de tu zona de confort

El otro día tuve una conversación con una amiga, mayor que yo unos diez años, que me hizo pensar en la famosa "zona de confort".

Os cuento un poco lo que pasó. Yo estoy estudiando moda, patronaje, corte y confección, sí las manualidades son lo mío. Bueno centrémonos. Pues resulta que mi amiga no se había enterado de esto y le empezó a entrar el gusanillo. Después de interesarse por toda la información, precio, que hacíamos en clase, mi horario, como acudía yo a la academia, si quedaría con ella para ir juntas... decidió que ella también quería realizar el curso. Hasta ahí todo bien, llama a mi academia y se ofrece como alumna eso si, en mi clase. Por desgracia el cupo de mi aula está completo y es imposible que entre otra persona ya que pagamos por grupos reducidos. Le ofrecen la alternativa de ir otro día y me llama para decirme que no se va a apuntar, la verdad que después de las ganas que se le veían me sorprendió bastante y claro curiosee para saber el motivo. Pues no es otro que el miedo, si tal cual, miedo. Su respuesta fue, cómo voy a ir yo sola hasta allí???? Pues supongo que del mismo modo que voy yo. Pero no, a ella el miedo le pudo y abandonó sin ni siquiera intentarlo.

Esta situación para mi es triste, ya se que cada persona es un mundo,  yo no soy el ejemplo de nada. Pero se que antes también deje de hacer cosas por miedo. En la vida muchas veces te acomodas en tu zona de confort y ale que pase la vida que yo la miro desde mi sofá. Hasta que un día dije, esto no es lo que yo quiero para mi. Qué me da miedo??? Entonces me daba miedo muchas cosas, cosas que a día de hoy llegan a ser un absurdo pero que antes era incapaz de hacer.

Os pongo un ejemplos.

Tengo el carné de conducir 10 años, hace 6 tuve un accidente de tráfico en el que mi coche quedó siniestro. Nunca acepte la posibilidad de que volver a conducir me diera miedo, pero es verdad que estuve 9 meses sin coger un coche. Siempre tenía una excusa para no hacerlo y en mi cabeza sonaba a algo convincente, un motivo real por el que no conducir, pero la única realidad es que no quería enfrentarme a mi miedo. Un día por fuerza mayor no me quedo más remedio os juro que temblaba pero era el miedo o yo y le gané la batalla. Me volví a acostumbrar a conducir por mi ciudad pero aún tenía miedo a coger carretera como yo le llamo.
El año pasado nos fuimos de viaje a Madrid en verano y mi amiga se llevó su coche, cuando íbamos de camino ella me pregunta si tengo carné y si conduzco, obviamente sí, pero no me esperaba que me fuera a decir,  pues conduce. Conduce????? Yo?????? Pues sí, lo hice, de hecho creo que ella en ningún momento notó mi miedo. Simplemente me dije venga que tu puedes.

Sé que os parecerá una chorrada todo esto, pero no es más que el reflejo de uno de mis miedos, superado.

Con todo esto me gustaría decir que abandonar nuestra zona de confort y hacer cosas que realmente nos apetece aunque nos de miedo siempre es interesante, que la vida está para vivirla. Tú decides que prefieres hacer.

lunes, 27 de marzo de 2017

Mamada a plena luz del día.

Llevaba un tiempo "tonteando" con un amigo de Twitter, la cosa es que el chico tiene un carácter y un morbo que me despertaba cierto interés. No es que fuera una relación diaria, para nada, pero ocasionalmente cuando coincidíamos inevitablemente morboseabamos.

En uno de mis múltiples viajes del año pasado, pasé por donde vive. En ningún momento se me pasó por la cabeza concertar una cita con él, pero tampoco quería irme sin decirle que estaba de visita.
Total que le mandé un mensaje al que contestó casi al instante con una respuesta algo así "joder nena, siempre apareces en el mejor momento, estaba haciéndome una paja". Tras una breve charla insistió en conocernos. Os aseguro que esto yo no me lo esperaba e intente rechazar su oferta, pero su insistencia y mi curiosidad acabaron llevándome a quedar con él.

Sé que a priori no lo parezco pero en el fondo soy algo timidilla y hay ocasiones en las que me puede, así que empecé a ponerme nerviosa, no me había dado tiempo a digerir que iba a quedar con alguien que conocía sólo de Internet.
Vino a recogerme con su coche, tenía un pequeño recado que hacer y para no perder tiempo lo acompañé, así íbamos rompiendo el hielo. Recuerdo perfectamente el primer contacto, quedamos en una calle concurrida, con bastante tráfico, por lo que paraba un instante y yo me subía al coche. Saludo típico de cortesía, dos besos y una sonrisa. Me dio dos palmadas en la pierna y sonriendo me pregunta: ¿qué tal?, ese pequeño contacto me hizo relajarme y poder mantener con él una charla descuidada con algún toque picante recordando alguna de nuestras conversaciones.

Se encaró con el coche rumbo a su destino, pasados unos diez minutos la charla ya era totalmente normal y de repente me dice: "Me la estás poniendo dura, dame la mano". Lo curioso es que yo también me empecé a excitar. Le dí la mano que me puso en su entrepierna, asegurándome que podía ponerla más dura.
Mi primera reacción fue tocarla y quitar la mano, pero me pidió que no lo hiciera y ya no hubo vuelta atrás.

Mi mano acariciaba su erección por encima del pantalón vaquero, al instante quise más, se desabrochó varios botones para que cogiera mi mano y así poder notarla mejor. Aún así quería más. Terminamos por desabrochar el pantalón entero. Sí, ya era casi mía. Unos segundos se la seguí tocando por encima del bóxer pero rápidamente mi mano se coló dentro. Por fin el primer contacto piel con piel.

En ese instante deje de pensar, sólo sabía que estaba excitada sin ni siquiera tocarme, podía notar la humedad de mi sexo y como mis ganas de él aumentaban.

Saque su polla para mayor disfrute y comencé a masturbarlo, el tacto de su dura polla entre mis dedos me encantaba. Mientras su mano en mi muslo ascendía poco a poco subiéndome la falda, mis piernas se abrieron al instante para facilitarle el acceso. Apartó mi braguitas y sus dedos acariciaron mi coño. Me sentí un poco incómoda por lo mojada que estaba y le dije.

-Estoy bastante mojada
-Sí, pero quiero más.

Sabiendo que le gustaba notarme así empecé a disfrutar más de su dulce tacto, de vez en cuando se escapaba algún gemido. Pero yo quería darle más placer por lo que le pedí permiso para comérsela, necesitaba tenerla en mi boca.
La respuesta fue negativa, me pidió que me esperara que no era lugar ya que todo el mundo nos iba a ver.
Seguí tocándolo y le pedí que no se corriera hasta llegar a un sitio tranquilo, que de eso ya me encargaría yo.
Detuvo el coche en un polígono industrial, por la mañana en un día laborable, vamos que tráfico de gente había. Pero esta vez si que me daba igual, aunque se nos había hecho un poco tarde.

Yo ya estaba ansiosa me desabroché el cinturón y de repente me dice:

- Tienes 5 minutos para hacer que me corra.

Me puse a ello, su polla ya estaba húmeda, habían unas gotitas recorriendo su longitud. Empecé suave, despacio, poco a poco devorando su erección. Podía notar como estaba a punto, quería que lo hiciera en mi boca, los movimientos cada vez más rápidos, saboreandolo. Cada vez más profunda, razonado mi garganta, de repente su mano me sujeta la cabeza. Su polla apoderándose de mi garganta mientras su cuerpo se tensa en un orgasmo. Noto su corrida entrar directamente a mi estómago, la saco lentamente terminando unas gotitas en mi lengua, mis labios recorren su capullo para no perder nada y me separo. Observo su polla manchada de mi pintalabios rojo.
Miro el reloj y le digo mientras trago lo que tenía en la boca:

- Me han sobrado dos minutos



martes, 21 de marzo de 2017

Ir a un puticlub

El otro día estuve con mi amigo Adrián y tras una comida me dijo de ir a un puticlub a tomarnos unas copas. Al principio pensé que era broma, pero no, hablaba completamente en serio. Pues vamos. Y sí, me fui con el niño de putas.

No se cuantos de vosotros habréis ido a sitios de estos pero yo desde luego era mi primera vez y os voy a contar un poco que me pareció.

Para empezar me llevó a un puticlub de los "buenos" de los que la compañía no es barata. El local en sí no me llamó la atención se podría definir como un pub de copas como otro cualquiera con la diferencia que en las pantallas de televisión habían mujeres desnudas exhibiendo diferentes tipos de depilación.
Lo que realmente me llamó la atención es que las mujeres que trabajaban allí no eran especialmente jóvenes ni siquiera eran físicamente perfectas, os explico habían mujeres de todo tipo, rubias, morenas, operadas, ultra operadas (es la que más me llamó la atención), negritas alguna flaca pero la mayoría no. Eran lo que comúnmente se conoce como "mujer real". 
No se si esto me devolvió a la realidad o de verdad nunca he comprendido a un hombre. Siempre pensé que estaría lleno de mujeres con cuerpos perfectos, guapísimas de cara ya que eso era lo que los hombres buscan. Vaya choque de realidades.

Me hubiera gustado poder ver el comportamiento de los hombres en este ambiente ya que fuimos a una hora tranquila y el único hombre fuera de la barra era mi acompañante, vamos que les estaba jodiendo el negocio.

Me gustó curiosear aunque mi presencia estuviera un poco fuera de lugar, una de las muchachas se acercó a preguntar y observé bastante su forma de expresarse y la comunicación. A priori lo que más le llamaba la atención era que hacía yo allí, una vez contestada a su pregunta me obvió durante un instante dirigiéndose sólo a él. La costumbre supongo. Según ella se me veía tímida, la verdad que no me sentí así en ningún momento, estaba bastante cómoda, gracias como no a Adri.

Conocéis a alguna mujer que haya utilizado los servicios de un hombre??, vamos que si se había ido de "putos".
La respuesta que creo que va a dar casi todo el mundo es, No. Vaya diferencia abismal que hay entre hombres y mujeres en este sentido.
Se que ahora habrá más de uno/a pensando, es que las mujeres follais cuando queréis, por qué pagar para ello???
Yo creo que hoy en día el hombre que se lo sabe montar medianamente bien también folla cuando quiere.
Pero supongo que hay cosas que te puede ofrecer una prostituta que igual es difícil de encontrar con otra mujer sobretodo sin ningún tipo de complicaciones.

Por cierto haciendo un pequeño paréntesis me gustaría recordar a muchos que aunque te la estés follando por que le pagas, sigue siendo una mujer. Así que por favor trata con respeto a las personas. Algunas de ellas es para ponerles un altar con todo lo que tienen que aguantar.
El negocio de la prostitución ya se sabe que es uno de los más antiguos y que por mucha crisis que haya este negocio no cierra. Ya se sabe que para vicio siempre hay pasta!

A diferencia de los hombres si que he oído de mujeres con cierto nivel adquisitivo que ha contratado los servicios de un hombre de compañía, las mujeres somos capaces de pagar por una buena compañía y una charla. Pero por algo más?? He aquí mi duda, serías capaz de pagar por tener sexo??
Alguien conoce sitios de estos para mujeres???? Habría demanda??? Somos realmente tan diferentes entre nosotros????
Yo sinceramente a día de hoy prefiero la masturbacion y si la cosa va mal pues juguetitos varios, que para eso hay tanta variedad para el disfrute.

Sin duda @Malaga_Sensual es capaz de llevarte a sitios que a priori no visitarias pero que con su compañía se convierte en un lugar como otro cualquiera para tomar una copa. Gracias niño por todo!!! Siempre es un placer quedar contigo!

martes, 28 de febrero de 2017

Transexuales

No soy una gran experta en este tema, pero me apetece dar mi opinión desde el respeto.

El otro día me informaron que en Valencia se está fomentando la igualdad en las escuelas, de hecho el poder elegir libremente el baño que usar e inculcar a los niños desde pequeños a practicar la igualdad. 
Me parece una gran medida ya que esos niños algún día serán adultos y esperemos que se consiga el respeto que todo el mundo se merece.
Pero yo diría que se me queda corto, un niño no excluye a nadie, para él el de al lado es igual, solamente es su amig@. Sin distinciones. El problema más bien lo tiene los adultos y a eso sí que están expuestos los niños.
Consciente o inconscientemente consiguen transmitir sus ideas y creencias.

Una de las medidas que yo veo imprescindibles es la reeducacion de los adultos. Si un adulto consigue ver esto natural un niño lo asimilara sin preguntas, al fin y al cabo se aprende imitando..
De verdad que no puedo entender como hemos olvidado que lo que más importa son las personas no una condición sexual y que al final lo único que buscamos todos es poder ser felices.
VIVE Y DEJA VIVIR..

miércoles, 1 de febrero de 2017

La píldora de Dios.

Se que esto suena a cachondeo pero no, según he leído últimamente ésta píldora está llevándose a cabo, ya ha recaudado dicho proyecto un capital de 220 millones de dólares.

Por lo visto envejecer es una enfermedad y con los fármacos apropiados se podría revertir los síntomas. Si la pillara Ponce de León que buscaba la fuente de la eterna juventud. Por lo visto combate arrugas, la caída del cabello y hasta la artritis. Esto no quiere decir que se haya inventado la píldora de la vida eterna, morir morirías pero con apariencia joven.

Según el científico, constaría de varias fases el tratamiento.

La primera fase sería para regenerar el cabello, hacerlo incluso crecer a las personas calvas ya que el folículo piloso volvería a tener riego sanguíneo suficiente y volvería a estar vivo o devolverles su color natural. Le devolvería a la piel su tersura natural rellenando los surcos creados por lo tanto eliminando las arrugas.

Segunda fase consta de otro medicamento que servirá para reparar los cartílagos con lo que beneficiaria a personas con artritis.

Una de las medidas que más interesan es la capacidad de regeneración, por lo que de quiere utilizar para tratar el cáncer, la causa principal de la ceguera e incluso evitar el Alzheimer. 

Obviamente a día de hoy aún hay muchos estudios que hacer y es sólo un burdo prototipo y una ilusión a largo plazo siempre y cuando a la industria farmacéutica le interese llegar a comercializarlo. 

La verdad que esta idea futurista hace pensar, si tuvieras la oportunidad de tomarla, lo harías??  Yo creo que sin ninguna duda sí,  volver a ser joven?? Eso tiene que ser la hostia. Imagínate de fiesta con tu nieta. O con las nietas de tus amigas. Jajaja sería curioso tener 80 años con apariencia de 20 y zumbar con veinteañeros.